Algunas visuales sobre “ACLA” una novela sobre Panamá (II)

Algunas visuales sobre “ACLA”, Segunda Parte

Una novela sobre Panamá, contiene referencias del Panamá del canal, las bases militares, la Zona. Esa que es quizá la gran paradoja, su Gran particularidad es externa. Algunos países reclaman una suerte de Gran particularidad histórica, que se conforma como un motivo casi permanente, histórico, político, artístico, Argentina lo hace, con la figura de San Martín y en eso se centra el Silencio de Guayaquil, por ello Acla habla entre paréntesis de Argentina, y su falsa particularidad.

Volviendo al relato, no nos olvidemos de la vieja Panamá, que queda en imágenes:

IMG_0378IMG_0380IMG_0397IMG_0406IMG_0424IMG_0425IMG_0426

 

HITO: El emplazamiento exacto en donde estaría ubicada ACLA:

IMG_0425

ACLA, Textos Intrusos, 2016, 226p

Algunas visuales sobre “ACLA” una novela sobre Panamá

ACLA, Textos intrusos, 2016, 226p Francisco José Suárez

Algunos Visuales sobre la novela. De monumentos y dilemas.

Un mapa antiguo. El Istmo del Darién, al Sur Oeste la Bahía de Panamá,  al Este la zona del Tapón del Darién, las islas y el punto donde se emplazaría Acla. Aparece Nombre de Dios y Venta de Cruces.

001itsmo

El Ángel de Acla, boceto del monumento que se encuentra en la rotonda, junto al Parque de la Independencia, al que corona una luminaria enorme de cristal.

IMG_0073

Et in arcadia ego.  A diferencia del Ángel, la mayoría de la estatuaria de la ciudad de Acla, conmmemora hechos atroces y personajes siniestros, tal es el caso del monumento al sanguinario Pedrarias Dávila, conjunto escultórico bajo el cual se dieron cita el piloto Townsend y la historiadora Hirsch

IMG_0078

La vieja Acla y sus barrios, parece una libélula o ula létra infinita, a la que circundan las autopistas De Dávila y Osuna, la bahía, los tres cerros, el del centro es el Omami, y al fondo los nuevos barrios: Sauzales, Sevillanos, Pompeya y Parque Castañón.

IMG_0100

Intentos de permanecer en el mundo: María Luisa viaja a París como embajadora de Acla, para intentar colocar en el tapete la candidatura de la ciudad para la designación patrimonial de la UNESCO, algunas voces literarias la hacen declinar de su ilusión.

 

 

Algunas acotaciones sobre “Acla” una novela sobre Panamá

IMG_2413

“ACLA” una novela sobre Panamá, tiene lugar en el idílico balneario caribeño de Acla, la antigua población que abandonaran los conquistadores españoles tras el juzgamiento y ejecución del adelantado Vasco Núñez de Balboa en 1519; que despierta en pleno siglo veinte bajo los dilemas propios de una ciudad en movimiento.

El “Rapto” de Panamá, los problemas geopolíticos de la región y la realidad política cambiante del país, preocupan a un grupo de investigadores multidisciplinarios, historiadores, sociólogos y cineastas, empeñados en resolver un viejo dilema histórico local de la forma extraviada de un fortín militar y de una guerra perdida; a quienes les sorprende la duda sobre la existencia misma de esa realidad que es ignorada desde afuera: la del pequeño enclave geográfico que lucha por modernizarse y conseguir así tomar distancia del centro político representado por la capital, su infraestructura colosal, el canal que atravieza el territorio del Istmo, que forma una “quinta frontera”, sus pobladores implantados conocidos como Zonians y los conflictos permanentes con el país del norte.

La temática de la ciudad – periferia, campo – ciudad, capital – interior se da cruce con el cuestionamiento de las modas historiográficas, los mitos y posturas históricas, viejos tópicos regionales y fórmulas intelectuales. La mención de la antiquísima tradición del relato de travesías, que va desde Homero hasta Defoe, y de la literatura caribeña, donde el Paradiso de Lezama Lima, y la poesía estratégica de Roque Dalton, aparecen citadas con frecuencia en la elaboración del paisaje de una ciudad totalmente inventada, pero acorde con la realidad de los años sesenta y setentas del s.XX, donde el desarrollismo, ideologías de avanzada y la Guerra Fría se cruzaron a bala limpia.

En Acla, los héroes tradicionales -el mismo Balboa- han sido sustituídos por figuras que evocan el “rapto” y la traición: el gobernador Pedrarias Dávila, luego, avanzado en el tiempo, aquellos que combatieron a los autonomistas y hasta los fusilaron. Un revisionismo “vengativo” y el uso político de la historia, forman un sustrato en el cual la protagonista misma padece con frecuencia de dudas y es atacada por un profundo desencanto; a la vez que es soprendida  por el requerimiento inusual de un anciano aviador héroe y fantasma del la República, que le solicita ayuda en una compleja misión.

El aparecimiento de unas cartas que podrían dilucidar el Silencio de Guayaquil, el entredicho de la célebre entrevista entre Bolívar y San Matín, para terminar en la penosa quema de un archivo.El cuestionamiento del valor del documento histórico y del peso de las pequeñas acciones heroicas, encriptadas bajo pliegos de otros requerimientos y urgencias. Marcan que ese lapso fue, en suma, el comienzo de una época que retirará definitivamente de escena a los pequeños héroes de nobleza inusitada e ingenuidad, símiles del Quijote.

IMG_2424

Francisco José Suárez, ACLA, Textos intrusos, 2016, 226 p

El topo. Arqueologías de la encriptación. (Ensayo visual)

El topo. Arqueologías de la encriptación
Ensayo visual

Francisco José Suárez[1].

 

Una lógica de continua sobreproducción distingue a la Sociedad de la Emergencia, en la cual el todo es algo más que sus partes. En la urgencia discursiva, se generan cantidades abundantes de piezas que de por sí no configuran un paisaje, un mapa o un saber; que parecen sobrar. Los fragmentos aislados son reducciones estratégicas que apiladas en el extenso desorden multiplican aún más la confusión. Bajo lo ilusorio del abarrotamiento de información se completa una suerte de inhóspita desnaturalización de la cadena de experiencias o sucesos que conforman un saber. Hay, en dicha paradoja de abundancia y escases, un océano vasto, quizá subterráneo, de cosas que son y no son a la vez, y que podrían estar a la vista, pero eventualmente se ocultan y dejan de ser realidad para las mayorías.

Para Robert Laughlin: gran parte del conocimiento queda fuera del alcance público porque entraña un riesgo contra la seguridad de los Estados[2]. En nuestro tiempo de encriptación, lo inhóspito es más bien lo cercano. Nunca antes se había ocultado con mayor rapidez y eficacia los saberes, advierte el físico norteamericano, quien también reflexiona: el conocimiento es, entonces, análogo a la clave que se necesita para descifrar el mensaje[3].

La criptografía emerge poderosa en el ocaso de las grandes disciplinas científicas y sociales. La escritura oculta se utiliza no solo para restringir el acceso masivo a saberes estratégicos sino también y en mayor medida para impedir el entendimiento de la cosa misma. Una Era de información clasificada y de amnesia colectiva. En un medio que sobreproduce, el lugar natural para el ocultamiento es frente a nuestros propios ojos. Pero, ¿a dónde van a parar, desde un sentido subjetivo y estético, las enormes pilas de datos que acompañan un sentido, lo tapan y lo desnaturalizan? Quiero decir que debe de existir un terreno imaginario, un lugar en el mapa de las ideas, a dónde se abandonan toda esa suerte de instrumentos de confusión y cercenamiento de saberes.

Este sitio quizá sea subterráneo y me da a pensar que se trata de un gran océano, o de varios de ellos, conectados por canales, ríos y pasajes de bajo tierra, que parecen escapar del mismo ingenio creativo de los ávidos criptógrafos que alteran las representaciones lingüísticas. El arte como una disciplina en crisis, también se ve obligada -sus actores- a migrar de estrategias continuamente, hacia aguas más cálidas si el bipolar mercado de mercancías así lo exige, o si estos actores, víctimas del colapso de las ideas completas, se enfrentan en una suerte de duelo a ciegas, en la que las partes intentan devorar su todo.       


[1] A propósito de la muestra: “El topo, arqueologías de la encriptación”. Buenos Aires. 2013.

[2] LAUGHLIN Robert, Crímenes de la razón, el fin de la mentalidad científica. Katz, Madrid, 2010. p10

[3] LAUGHLIN Robert, Crímenes de la razón, el fin de la mentalidad científica. Katz, Madrid, 2010. p40

 

Imágenes de la muestra:

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

 

RADIOMOTION – RADIO EN VIVO trasmite desde ARTÁBULA

PRIMER SEGMENTO PROGRAMA 23-05. RADIOMOTION: http://www.spreaker.com/embed/player/mini?autoplay=false&color=0068c9&episode_id=1055443

SEGUNDO SEGMENTO PROGRAMA 23-05 RADIOMOTION: http://www.spreaker.com/embed/player/mini?autoplay=false&color=0068c9&episode_id=1055840

RaDiOMoTiOn – podcast desde mi estudio HOY 18 hs a 19 hs.

Imagen

Trasmito en vivo la señal de prueba de mi podcast. Hoy miércoles 23 de Mayo, de 18 a 19 hs. 

PARA ESCUCHAR EN VIVO: http://www.spreaker.com/user/radiomocion

Twitter: francosuarez@

Los espero y acompáñenme esta tarde mientras laburo (en otra cosa que no es arte), para no aburrirnos juntos

LINKS DE LAS DOS PARTES DEL PROGRAMA DE HOY (23 DE MAYO):
http://www.spreaker.com/user/radiomocion/radiomocion_radio_desde_mi_estudio_01
http://www.spreaker.com/user/radiomocion/radiomocion_radio_desde_mi_estudio_02

Imagen

ImagenImagenImagenImagen

Los espero: http://www.spreaker.com/user/radiomocion

Invitado especial: BABAR

 

 

Pequeños formatos en la Galería Aguafuerte

“Todo por 200 $”

Como para arrancar el año e ir calentando los motores para lo que espero sea un ciclo de mucho crecimiento como artista, participé de la muestra colectiva “Todo por 200 $” que organizó la Galería Aguafuerte, iniciativa copada, en un espacio muy interesante, con sede en San Telmo y su melliza en el DF mexicano, que espero puedan descubrir al dar una vuelta por la ciudad.

La inauguración se realizó el Jueves 3 de Mayo, a las 19 hs y contó con la presencia de los artistas, las directoras de la galería y un cálido público.

Para visitar:
Muestra Colectiva pequeños formatos en Aguafuerte Galería http://www.aguafuertegaleria.com
Piedras 895, San Telmo, Buenos Aires. Del 3 al 15 de Mayo de 2012.