Algunas acotaciones sobre “Acla” una novela sobre Panamá

IMG_2413

“ACLA” una novela sobre Panamá, tiene lugar en el idílico balneario caribeño de Acla, la antigua población que abandonaran los conquistadores españoles tras el juzgamiento y ejecución del adelantado Vasco Núñez de Balboa en 1519; que despierta en pleno siglo veinte bajo los dilemas propios de una ciudad en movimiento.

El “Rapto” de Panamá, los problemas geopolíticos de la región y la realidad política cambiante del país, preocupan a un grupo de investigadores multidisciplinarios, historiadores, sociólogos y cineastas, empeñados en resolver un viejo dilema histórico local de la forma extraviada de un fortín militar y de una guerra perdida; a quienes les sorprende la duda sobre la existencia misma de esa realidad que es ignorada desde afuera: la del pequeño enclave geográfico que lucha por modernizarse y conseguir así tomar distancia del centro político representado por la capital, su infraestructura colosal, el canal que atravieza el territorio del Istmo, que forma una “quinta frontera”, sus pobladores implantados conocidos como Zonians y los conflictos permanentes con el país del norte.

La temática de la ciudad – periferia, campo – ciudad, capital – interior se da cruce con el cuestionamiento de las modas historiográficas, los mitos y posturas históricas, viejos tópicos regionales y fórmulas intelectuales. La mención de la antiquísima tradición del relato de travesías, que va desde Homero hasta Defoe, y de la literatura caribeña, donde el Paradiso de Lezama Lima, y la poesía estratégica de Roque Dalton, aparecen citadas con frecuencia en la elaboración del paisaje de una ciudad totalmente inventada, pero acorde con la realidad de los años sesenta y setentas del s.XX, donde el desarrollismo, ideologías de avanzada y la Guerra Fría se cruzaron a bala limpia.

En Acla, los héroes tradicionales -el mismo Balboa- han sido sustituídos por figuras que evocan el “rapto” y la traición: el gobernador Pedrarias Dávila, luego, avanzado en el tiempo, aquellos que combatieron a los autonomistas y hasta los fusilaron. Un revisionismo “vengativo” y el uso político de la historia, forman un sustrato en el cual la protagonista misma padece con frecuencia de dudas y es atacada por un profundo desencanto; a la vez que es soprendida  por el requerimiento inusual de un anciano aviador héroe y fantasma del la República, que le solicita ayuda en una compleja misión.

El aparecimiento de unas cartas que podrían dilucidar el Silencio de Guayaquil, el entredicho de la célebre entrevista entre Bolívar y San Matín, para terminar en la penosa quema de un archivo.El cuestionamiento del valor del documento histórico y del peso de las pequeñas acciones heroicas, encriptadas bajo pliegos de otros requerimientos y urgencias. Marcan que ese lapso fue, en suma, el comienzo de una época que retirará definitivamente de escena a los pequeños héroes de nobleza inusitada e ingenuidad, símiles del Quijote.

IMG_2424

Francisco José Suárez, ACLA, Textos intrusos, 2016, 226 p

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s